viernes, 23 de noviembre de 2012

De tapas por... Granada


Hola amigos, esta entrada quiero hacerla para presentaros lo que yo llamaría una experiencia deliciosa y que no se asemeja para nada a los típicos bares de tapas granadinos.

Primero os presentaré a la persona que abrió y mantendrá abiertas, por los siglos de los siglos, las puertas de este maravilloso gastro bar, porque las cosas hechas tan minuciosamente y con tanta pasión solo pueden salir bien. 

Bueno pues este genio de los fogones se llama Esaú Hita, realizó sus estudios en la escuela granadina de hostelería 'Hurtado de Mendoza', y ha trabajado ya en cocinas como El Patio de la Albayda, Camaura, Oleum, Arcadia...

Una vez presentado al artista os voy a enseñar los manjares con los que me sedujo completamente, y estoy seguro de que si vais os pasará lo mismo.


Tras recibir nuestras cervecitas de manos del encantador camarero, nos trae las correspondientes tapas, que, por si alguien no lo sabe, es típico poner gratis con la bebida en todos los bares de Granada (si es que vivir en Graná son todo ventajas jajaja).

Churros de calabacín
Mirad que pinta, que color, brutal, la tempura estaba perfecta, el calabacín en su punto, la mermelada de albaricoque y el toque del azúcar mejoraban enormemente el sabor del plato. Con sólo darle el primer bocado ya supe que todo lo que saliera de la cocina de Esaú me iba a gustar. Para mi gusto esta tapa es de diez.

Fideuá
Atención a esta maravilla porque aquí nada es lo que parece. Imaginaos lo que pensé cuando lo recibí, no tenía ni idea de lo que era, parecía un trozo de morcilla jajajaja, y que grata sorpresa cuando mi compañero de rutas Oc me avisó que no era morcilla que lo mezclara todo, entonces me fijé que era algún alga envolviendo una mezcla, y resultó que todo era un precioso montaje para que el comensal, tras destruir esta obra de arte, pudiera disfrutar de su exquisita fideuá. Entretenido, sorprendente, sabroso... fantástico la verdad. 

Croquetas de jamón
Que decir de estas ricas croquetas caseras, pues decir que, que me pongan esto de tapa en vez de las croquetas congeladas que ponen en la mayoría de locales de mi ciudad, hace que se me salten las lágrimas de felicidad. A parte de ser caseras es que estaban buenísimas, y detalles como echar un hilo de aceite de oliva virgen extra en el pan marcan la diferencia.

Me podría pegar horas hablando de lo bueno que es todo, de lo bonito que es el local, de lo limpio que esta todo, de lo imaginativo que es Esaú, de la simpatía que desprende el camarero, y muchas cosas más pero lo mejor es que lo comprobéis vosotros mismos.

Y para todos los que no podáis visitar mi querida ciudad y venir a La Criolla, porque agradezco mucho a todos los que me seguis desde países como Rumania, Estados Unidos, Venezuela, Portugal, México, Perú, Chile, Colombia, Israel, Argentina, Reino Unido, Rusia, etc., aquí os dejo el enlace a su facebook por si queréis seguirle la pista a este genio y sus manjares. 



Un saludo a todos y larga vida a locales con tanto amor a la cocina.
¡Buen Provecho!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Ya puedes imprimir o guardar las recetas con el botón "Print Friendly".