viernes, 14 de octubre de 2011

Escaldar

Sumergir en agua hirviendo un género, manteniéndolo muy poco tiempo.
Por ejemplo para escaldar un tomate, y poder quitarle la piel con facilidad, seguiremos los siguientes pasos:
  1. Poner en una olla agua y llevar a ebullición (poner agua a hervir).
  2. Hacer una cruz en el culo a los tomates.
  3. Cuando el agua esté hirviendo meter los tomates de uno en uno, para que no se baje mucho la temperatura de agua, ayudándonos de una espumadera.
  4. Pasados unos 30 segundos sacar del agua los tomates.
  5. Por último quitamos la piel con un cuchillo pequeño y fino, la cruz nos facilitará esta tarea.
La técnica del escaldado se usa para agilizar la tarea de quitar la piel a un número elevado de tomates, si queremos quitársela a un tomate es mejor usar otra técnica. Aquí dejo unas fotos de la explicación anterior:

La cruz en el culo del tomate


Sumergiendo los tomates con cuidado


Nuestro compañero Moisés, ayudándome como modelo de manos para las fotos del blog, retirando la piel de un tomate.


Tomate sin piel listo para lo que sea. ¡Facilísimo! ¡Buen Provecho!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Ya puedes imprimir o guardar las recetas con el botón "Print Friendly".